El imparable aumento de los desahucios es una de las consecuencias, junto con el desempleo, más evidentes de la crisis económica actual en España. Desde el 2007 hasta la actualidad se han realizado alrededor de 400.000 desahucios. En la mayoría de los casos, las personas desahuciadas son familias sin recursos -autóctonas o inmigrantes-, que perdieron sus trabajos y no pudieron seguir pagando sus hipotecas.

 

02 — 08 — 2013