Este trabajo no es documental: en lugar de reflejar exactamente lo que sucede a través de la lente de la cámara, cruza los límites éticos para producir una representación de la pérdida de la juventud basada en hechos reales.