En Varsovia, estar borracho en la calle y ponerse violento es suficiente para ganarse una estadía gratuita en una celda de aislamiento, la “habitación de la sobriedad”: un lugar donde esperas en la cola de admisión con otros borrachos -ricos o pobres-, y apenas te dan agua, mientras esperas que el alcohol se diluya en tu sangre.