Desde 2004, el colectivo Argos ha documentado el impacto del calentamiento global sobre poblaciones tan distantes como vulnerables: arrecifes del Pacífico y el Índico, Alaska, Bangladesh, Nueva Orleans, un pueblo chino… Es un proyecto que pretende transmitir el sentimiento de urgencia que comparte el grupo: la reducción de las emisiones de gases de efecto invernadero provocará que millones de personas se vean obligadas a un desplazamiento forzado.