En Red Road se refugian decenas de personas que han huido de sus países y han solicitado asilo en Glasgow (Escocia). Bajo la constante presión por las detenciones, las posteriores deportaciones, rodeados de muros y torres de apartamentos, muchos se enfrentan a problemas de salud mental. Viven atrapados en un eterno periodo de indefiniciones.