Cuando Briony supo que su padre, David, padecía un cáncer de páncreas terminal, comenzó esta historia: la historia de un final sin final, el intento de una hija de decirle adiós a su padre, con la ayuda de una cámara.