Salt Lake City (Utah), noche, exterior. Un grupo de críos corren frenéticamente alrededor de una iglesia abandonada, persiguiéndose con sus armas de plástico. No es simple imaginación infantil, estos chicos van en serio: en el interior de sus mentes, están en una guerra.