El término faerie se hizo popular entre las subculturas americanas hace alrededor de 40 años en California, y se ha extendido a lo largo y ancho del mundo asociado con el movimiento de los derechos gays. Agrupados como una serie de retratos ambientales captados por Kim Badawi, “La vida Faerie” sirve como una documentación de la Norteamérica contemporánea, a través del continuo y diverso cambio generado por ilusionistas y representantes artísticos contemporáneos, una auto expresión que no deja de ser una lucha personal en la búsqueda de la felicidad.