La noche es –y siempre ha sido- un imán. La oscuridad esconde los secretos y echa un manto de piedad sobre nuestras acciones. Es ese momento en que nuestro sentido de la moral es más laxo, más primario: el “nosotros” emerge de su sueño.