El monte Trebevic ha sido un potente símbolo para los ciudadanos de Sarajevo. Considerado sagrado desde los tiempos de las antiguas poblaciones eslavas, fue declarado parque nacional por el gobierno del Mariscal Tito. En la actualidad el Trebevic concentra algunas cuestiones cruciales: nostalgia para los tiempos de Yugoslavia, traumas de guerra, reconstrucción de múltiples identidades, fronteras visibles e invisibles, nacionalismo, malas políticas y corrupción.