Abogados, estudiantes, médicos y oficinistas son los intrépidos miembros de la Brigada Fantasma donde, por unas horas a la semana, escapan de la cotidianidad de sus vidas. Algunos le llaman el “fin de semana definitivo”, pero el nombre real del juego es Soft Air. Son un escuadrón de hombres y mujeres que juegan a la guerra con armas compradas en Internet. Pero no hay muerte ni dolor. La violencia no es real, es apenas una ilusión.