El antiguo pueblo de Iza está en una planicie entre los montes Cárpatos. Es famoso porque absolutamente todos sus residentes, incluidos el párroco y el policía, están involucrados en la cestería: en lugar de zanahorias, calabazas y patatas, ellos cultivan sauces blancos en sus parcelas.