Treinta trabajadores inmigrantes de Indonesia, Tailandia y Filipinas participaron de InsideOut. Aprendieron las herramientas básicas de la fotografía y, animados por fotógrafos voluntarios, se lanzaron a captar imágenes de su vida diaria en Singapur: sus trabajos mal pagados, la soledad de la distancia, la vida en un país ajeno.