En el centro de la ciudad de Bastia, en la isla de Córcega, abundan las súper boutiques, los coches caros y gente siempre hermosa y muy siliconada. A sólo 15 de minutos de allí, en el barrio de Lupino, las cosas son muy distintas. El viejo edificio de La Grande Barre, que alguna vez fue apodado “el Bronx”, está a punto de ser demolido y sus habitantes serán desalojados. Mientras tanto, sus paredes van perdiendo el color, y las ventanas, vistas desde la acera, empiezan a parecerse a las de las prisiones. Recorred el edificio de La Grande Barre y conoced a sus habitantes antes de la demolición.