Este es un trabajo de imágenes secuenciadas que nace en los límites que marcan las paredes del Centro Penitenciario Quatre Camins de Barcelona. Es un cruce entre el lenguaje teatral y el fotográfico, en el que los autores y protagonistas son los presos, que, a fuerza de metáforas visuales, expresan temas tan universales como el amor, el odio, la dignidad o la soledad: vivencias de personas corrientes, con la peculiaridad de que están privadas de libertad. Las fotografías fueron tomadas en el marco de TeatroDentro-Bcn, un proyecto de educación no formal realizado por los colectivos TRANSformas y RuidoPhoto.