Fisnik sueña con un futuro lejos de Kosovo. Él y otros jóvenes vivieron la guerra de los Balcanes; algunos pelearon en el frente, y otros prefirieron esconderse. Ahora, sólo ven una salida: conseguir un pasaporte que los saque del paro, encontrar una vida en cualquier lugar donde haya un trabajo.