La celebración del cumpleaños número quince de las “niñas” en Latinoamérica es ritualización en estado puro. Abre un mundo de situaciones de fantasías, excentricidades e imágenes elocuentes. ¿Festejo o sufrimiento?