“El Viaje de Gaye” se acerca al fenómeno migratorio desde un lugar común a todos los seres humanos: el acto de comer. Las oportunidades no se generan al final del viaje, sino a lo largo del camino, y la desigualdad de condiciones para caminar, por falta de alimentos o de una dieta equilibrada, convierte la llegada al paraíso en un espejismo donde todas las carencias se reflejan en la nueva frontera invisible en la que vivirán los recién llegados. Así se inicia un nuevo viaje en soledad, el de la integración.