Cada mañana, a las 6.30, el equipo de básquet en silla de ruedas de la Universidad de Illinois empieza su práctica. Entrenan duro, durante todo el año, para el torneo nacional. Están en sillas de ruedas, sí, pero estos jóvenes -hombres y mujeres- consiguen cosas extraordinarias.