El continente americano parece, al mismo tiempo, unido y dividido. Pero debajo de las fuerzas globales, las luchas y alegrías de todos los días permanecen inalterables en la América sin fronteras.