Su oficio resulta tenebroso para algunos, pero él lo cumple con la dignidad de un jardinero que cuida con afición y esmero sus plantas y las riega con amor. Su nombre es Amador Rabal. De profesión, enterrador.