La escena musical cubana parece sólo son y trova, pero no lo es. En la isla, desde principios de los años noventa, también se ven algunas crestas. Las primeras bandas –Rotura, Futuro muerto y Detenidos- se encargaron de ponerle letra y música a los años más duros, los del “Periodo especial” cubano. Y abrieron el camino para todas las bandas punk que vendrían.