La Reserva Indígena Pine Ridge es el hogar de los Lakota Sioux, la tribu que sufrió la tristemente célebre masacre de Wounded Knee, en diciembre de 1890, en la que unos 350 lakota fueron asesinados. Desafortunadamente, Pine Ridge sigue siendo el escenario de una masacre continua dentro de la tribu. En la reserva, las pandillas están fuera de control, y la violencia en la que viven afecta incluso a los pueblos más pequeños. Esta exploración fotográfica intenta sacar a la luz a un pueblo que ha sido, durante mucho tiempo, demonizado, victimizado, idealizado, pero, en última instancia, abandonado.